Ponencia:

El Cacao y los Theobroma: Plantas Medicinales y Enteogenicas que Transcienden Fronteras


Esteban Yepes Montoya

Los compuestos de las cortezas de las mazorcas del Theobroma subincanum y el Theobroma bicolor, son utilizadas por indígenas de la cuenca amazónica como aditivos a los rapé de virola y sirven como catalizadores y potencializadores de diversos alcaloides y compuestos activos de plantas sagradas. El uso de las cascaras es variado, los indigenas Murui (huitotos) conservan su Ambil en el amplio y versátil esqueleto del Theobroma bicolor, cuando se les pregunta el por que dicen: ¨esta cascara evita que al tabaco le crezca moho, huela maluca  o se seque¨.
La complejidad etnofarmacologíca del Theobroma cacao lo convierte en un peculiar vehículo de medicina, una canoa de trementina dulce-amarga que abre nuevos paradigmas en el uso ritual del alimento favorito del planeta: el chocolate. De todas las plantas sagradas de las Américas el Cacao fue la única de ellas que se escapo de la satanización, el prohibicionismo y la erradicación colonial. A diferencia de todas las otras plantas dignificadoras de la condición humana, el cacao viajó al viejo mundo como una indulgencia, un suculento elixir que paso de ser “las almendras negras de colon” a una polémica de ayuno eclesiástico en el vaticano. El cacao ha vuelto a resurgir y en una entremezcla de ceremonia new age, con tintes mayas, algo de kirtan y hasta chocoyoga; Este fenómeno cultural denominado “cacao ceremony” ha venido tomando fuerza desde mediados de los 90 en el Lago Atitlan de Guatemala. Es asi como en pleno siglo XXI el cacao y sus congeneres han estado pocisionandose sigilosamente y retomando su silla en el multiverso de las plantas sagradas, viajando por el mundo y trascendiendo las fronteras que otras plantas y ceremonias aun están buscando cruzar.
Facebook
Twitter